25 julio 2012

Versiones veraniegas del vino

Para muchos añadir un refresco a un vino es sinónimo de delito, pero no debemos ser tan radicales, a veces innovar y experimentar tiene muy buenas consecuencias, sobre todo cuando se trata de meternos en una cocina.

Pero llega el verano y no hay nada más típico nuestras costas, que beber una una sangría, dulce y refrescante  en un chiringuito de playa. Esta bebida es una de las más populares entre los turistas extranjeros que llegan a nuestro país, pero qué hay de los españoles ¿apreciamos la sangría tanto como nuestros visitantes?

El origen de este cóctel se remonta a los tiempos de los romanos, que añadían frutas y agua a sus vinos para rebajar el grado de sus vinos. Aunque el nombre de sangría no se acuñó hasta mucho después, en el siglo XVIII cuando la bebida se popularizó coincidiendo con unos carnavales en Cádiz. 


Hoy os traemos unos trucos para hacer cócteles con vino bien fresquitos para disfrutar en verano:

Sangría

El cóctel con vino clásico español, se hace con un vino tinto, gaseosa -que también puede sustituirse por zumo de limón o naranja- y fruta troceada, como piña, naranja, pera, manzana, melocotón... Se reserva la mezcla y solo antes de servirla, añadiremos el hielo. Otras versiones pueden sustituir el vino tinto por un espumoso o añadir frutas del bosque, fresas y frambuesas a la mezcla, lo que la hace aun más deliciosa.

Rebujito

Una bebida tipiquísima de Andalucía y muy refrescante, que consiste en mezclar vino manzanilla, con agua carbonatada y azúcar. Aunque existen unas variantes más modernas que sustituyen el agua carbonatada por gaseosa, Sprite o 7 Up. También podemos añadir hojas de menta y unas rodajas de limón.

Kir

Es la sangría francesa, utilizando grosellas negras y vino blanco, aunque también lo sustituyen por champán.

Bellini

El vermú italiano -Martini, para entendernos- no es más que un vino con hierbas aromáticas, ideado por Cipriani, también es la base de la sangría italiana. Con unos cuantos melocotones, se hace un puré (con la piel incluida), el zumo de un limón y el vermú., También se puede sustituir por un vino espumoso.

¿Tienes alguna receta especial para disfrutar del vino en verano? ¡Cuéntanosla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario