28 septiembre 2018

Arroz a la jardinera, salud ¡para chuparse los dedos!



La vida actual es irónica. Durante los meses que preceden el verano, un número importante de personas tratamos de comer más sano para lucir un bonito palmito en las playas y piscinas. Sin embargo, una vez que llegamos a esos sitios, empezamos a comer como si no hubiera un mañana y llegamos a septiembre con remordimientos, unos cuantos kilos de más y... vuelta a empezar hasta Navidad, ¿verdad?

Desde L’Arruzz Albacete decimos no a este ciclo sin fin. Si el septiembre del pasado año te contábamos cómo endulzar tu regreso a la rutina, este nos hemos marcado como objetivo descubrirte las virtudes de cambiar tu alimentación y orientarla a una vida más saludable.

De esta manera, no tendrás que hacer dieta, sino comer bien y reservarte un día a la semana para “desfasar” con algún dulcecito o rebozado. El primer capítulo de esto es la receta arroz a la jardinera, que te explicamos a continuación.

Ingredientes necesarios para 4 personas

Se llama arroz a la jardinera, pero, perfectamente, podría llevar por nombre arroz al huerto, ya que la inmensa mayoría de sus ingredientes son los clásicos que se cultivan en este tipo de siembras:

  • 440 gramos de arroz blanco crudo
  • 40 mililitros de aceite de oliva virgen extra
  • 300 gramos de alcachofas
  • 12 gramos de ajo (opcional)
  • 220 gramos de cebolla
  • 60 gramos de espárragos blancos
  • 140 gramos de judías verdes
  • 140 gramos de pimientos rojos
  • 140 gramos de zanahoria
  • Sal al gusto

Forma de preparación del arroz a la jardinera

  1. Llena con 1 litro de agua una cazuela y ponla al fuego.
  2. Cuando hierva, añade, ya troceadas, las judías verdes, los espárragos, las zanahorias y las alcachofas.
  3. Deja que se cuezan durante 15 minutos y, pasado ese tiempo, apaga el fuego y reserva el caldo generado.
  4. Seguidamente, introduce una fuente con la cebolla y el pimiento, picados, en un horno/microondas y calienta durante 10 minutos. Cuando pasen, añade el aceite y vuelve a calentar otros 10 minutos más.
  5. En una sartén, pon el ya sofrito con el arroz y rehógalo. Cuando los elementos estén integrados, agrega el caldo reservado y pon el fuego vivo durante 10 minutos.



22 agosto 2018

Sushi Albaceteño, haz tuya la gastronomía nipona




Verano, tiempo para descansar, para desconectar, para experimentar… y si es con la comida, ¡mucho mejor! Por eso, como ya hemos hecho en otras ocasiones, te proponemos viajar con tu paladar a otro rincón del mundo, Japón, para tomar prestado lo mejor de su gastronomía.

Y no solo eso, sino que te recomendamos que la fusiones con las exquisitas recetas características de Albacete. De esta idea, han surgido 3 variedades de sushi, que te explicamos a continuación. ¡Konnichiwa sushi albaceteño!

¿Cómo se prepara el sushi ‘Albacete style’?

Estás acostumbrado a pedir sushi en los restaurantes e, incluso, a comprar bandejas ya preparadas en el supermercado, pero lo más seguro es que nunca te hayas puesto a elaborar sushi en tu casa.

Fácil de preparar, lo único que demanda esta receta del país del sol naciente es paciencia y tiempo, puesto que puedes estar con ella unas 2 horas.

Necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 500 gramos de arroz especial para sushi
  • Agua
  • 50 mililitros de vinagre de arroz
  • 15 mililitros de mirin (un tipo de vino de arroz)
  • 45 miligramos de azúcar
  • 30 miligramos de sal
  • Salsa de soja
  • Hojas de alga nori (es la “cinta” negra que rodea muchas porciones de arroz)
  • Wasabi y jengibre al gusto
  • El relleno o acompañante. Normalmente, cada porción de sushi lleva pepino y salmón fresco, pepino y atún fresco, aguacate y cangrejo… pero, en esta ocasión, dejamos fuera esos rellenos en favor de comidas típicas de Albacete, como mojete (ensalada de tomate, aceite de oliva manchego, aceitunas negras, huevo duro y cebolleta), jamón ibérico, queso manchego, morcilla. También, podéis preparar sushi tradicional y añadirle elementos de la tierra, como el azafrán.

Pasos a seguir:

  1. Vierte el arroz en un bol o plato para sopa y ponlo bajo el agua del grifo. No apartes el arroz del agua hasta que esta no sea transparente. Una vez que el arroz esté limpio, extiéndelo en una bandeja y deja que se seque. El tiempo de secado idóneo es de una hora.
  2. Mientras, tienes que preparar los alimentos que proporcionan sabor y atractivo al sushi. En este caso, serán las recetas de Albacete. Como el sushi se come fresquito, lo ideal será que esperes a que los platos albaceteños estén a temperatura ambiente o fríos de nevera para montar cada porción.
  3. Aprovecha el tiempo en el que estos alimentos están enfriándose para poner a punto el arroz. Cuécelo de la manera de toda la vida y, cuando esté listo, deja que repose, en la misma cazuela, durante unos 8 minutos.
  4. En otra, mezcla el azúcar, la sal, el mirin y el vinagre de arroz y ponla al fuego. Cuando todos los ingredientes se hayan convertido en uno, viértelo sobre el arroz. Ayudado de una espátula, mueve el arroz para que el líquido llegue a todos los granos.
  5. Aunque esta mezcla es esencial para que el sushi cuente con su sabor característico, el arroz no debe acabar muy húmero. Por eso, lo ideal es secarlo con un abanico o, incluso, con un secador (en modo aire frío). Eso sí, una vez esté listo, tápalo con un paño húmedo.
  6. Con el arroz listo, llega el momento de montar las porciones. Para ello, coloca diferentes pedazos del alga nori en una fuente o bandeja. Encima del alga, sitúa un montoncito de arroz (extiéndelo con delicadeza y sin apretar) y una porción del relleno albaceteño.  
  7. Enrolla y presiona de forma cuidadosa. Si sobra demasiada alga, córtala. Repite este proceso unas 8 o 10 veces (aunque no lo parezca, el sushi llena mucho) y ¡listo para disfrutar!

Como decíamos al comienzo, el verano es tiempo para descansar. Por eso, si lo que menos te apetece en esta época es meterte en la cocina, te invitamos a echarle un vistazo a nuestra carta y a acercarte hasta L’Arruzz y disfrutar de deliciosa comida.

Si no quieres cocinar, pero prefieres comer en tu hogar, ¡también puedes hacerlo!, gracias a nuestros platos para llevar a casa. ¡Recuerda!, el objetivo siempre es ¡deleitarse con la comida!











31 julio 2018

Barritas de arroz, ¡el mejor tentempié veraniego!





Cuando el calor aprieta, la inapetencia se despierta. Eso sí, como en cualquier época del año, siempre te quedará algún hueco para un dulcecito y, desde luego, para el arroz. Ligero, nutritivo y delicioso es un alimento multiusos al que siempre puedes recurrir, como ingrediente principal o complemento de ensaladas, cremas-gazpachos-salmorejos…

Precisamente porque es sano, entra sin esfuerzo y cuenta con un nivel de atractivo similar a un buen dulce, en esta ocasión, te proponemos elaborar tus propias barritas de arroz, ¡ideales para esos momentos en los que el hambre hace acto de presencia, pero sin pasarse!

Ingredientes necesarios

Seguramente, estarás pensando que para qué elaborar tus propias barritas si las puedes encontrar en cualquier supermercado.

La principal razón es la salud. Tus barritas serán naturales, libres de aditivos, y, además, personalizadas. Sí, nos referimos a que podrás añadir todos los ingredientes que quieras, como pasas, moras, manzana, cerezas, dulce de leche, chocolate (las que te proponemos) o ¡hasta lentejas! si se te antojan con arroz.

Tras esta aclaración, los ingredientes:

  • 350 gramos de chocolate del tipo que prefieras (negro, blanco o con leche)
  • 45 mililitros de nata para montar
  • 30 gramos de mantequilla
  • 80 gramos de arroz inflado (¡recuerda!, te explicamos cómo prepararlo en casa hace unos meses)
  • 15 gramos de azúcar
  • 5 gramos de esencia de vainilla
  • 30 mililitros de caramelo líquido
  • 1 mandarina o naranja

Cómo elaborar tus propias barritas de arroz

Una vez tengas preparado el arroz inflado, deposítalo en un bol y deja que repose a temperatura ambiente en un lugar fresco y seco.

A continuación, parte en trozos el chocolate y ponlo en otro recipiente. Después de distribuir todo el chocolate por el fondo del bol, agrega la mantequilla (importante: tiene que estar a temperatura ambiente).

Enciende el fuego y funde al baño maría el chocolate y la mantequilla. Mientras se derriten, pela la naranja o mandarina y añade un pedacito de su cáscara (picada, mucho mejor) a la crema que empieza a formarse.

Seguidamente, agrega el arroz inflado, el caramelo, la nata, el azúcar y la esencia de vainilla. Cuando todo conforme una crema espesa e integrada, apaga el fuego.

Tras dejar la crema/masa enfriar unos pocos segundas, viértela en una fuente y haz con ella las formas que prefieras: de barrita estándar, de corazón, de torta…

¡Actúa rápido! porque, como comprobarás, la masa se endurece tras transcurrir unos minutos.

Una vez tengas el diseño y la masa se haya endurecido, ya tendrás listas para disfrutar/almacenar, para cuando te apetezcan, ¡tus barritas de arroz artesanales!

14 junio 2018

Da la bienvenida al verano con helado de arroz









Este año, al verano le está costando arrancar. Sí, aún estamos en primavera, pero ya hemos cruzado la barrera del 40 de mayo, y el calor debería ser la tónica general a estas alturas. Por mucho que la lluvia sea beneficiosa, el cuerpo nos pide ya sol, manga corta y alimentos acordes con la época estival.

Sin embargo, el tiempo gris no está dando tregua, por lo que hoy, en L’Arruzz, os proponemos darle un gran empujón al sol para que nos caliente, por fin, de la mano de una veraniega, sana y deliciosa receta: ¡helado de arroz! ¡A ver si el cielo toma nota de lo que toca!

Ingredientes que necesitarás

  • 1 litro de leche (del tipo que prefieras: soja, entera, desnatada…).
  • 100 gramos de arroz bomba.
  • 200 mililitros de agua mineral.
  • 15 gramos de mantequilla.
  • 60 gramos de azúcar blanco.
  • 500 mililitros de nata para montar.
  • 15 gramos de miel.
  • Canela en polvo.
  • Azúcar moreno.
  • Un poco de sal.
  • 1 caña de canela.
  • Medio limón (solo utilizarás su piel).
  • Opcional: una tableta de chocolate o cualquier fruta para darle al helado de arroz un sabor diferente al del arroz con leche de toda la vida.

Paso a paso, receta de helado de arroz

Seguro que siempre te has preguntado cómo se prepara el helado, pero nunca te has aventurado a investigar sobre el tema por miedo a que resulte muy complicado.

Pues, ¡sorpresa!, ¡es muy sencillo! Sigue nuestras indicaciones y verás cómo te sale un helado de arroz delicioso:

  1. Prepara arroz con leche tradicional o de sabor a chocolate o a la fruta por la que hayas optado. Para ello, deberás seguir los mismos pasos de la receta de toda la vida (calienta en una olla: leche condensada con un litro de agua, corteza de limón y canela). Al hervir, incorpora el arroz para que se cueza. Pasados 5 minutos, apaga el fuego y deja que el contenido de la cazuela repose 30 minutos. Seguidamente, añade mantequilla y cuece todo a fuego lento durante media hora removiendo de forma intermitente. En otra cazuela, funde el chocolate/haz una compota de la fruta a tu gusto. Cuando tengas una crema, viertela al arroz y mézclalo a base de bien), con la diferencia de que tendrás que poner el doble de azúcar, es decir, los citados 60 gramos.
  2. Al mezclar, a conciencia, la crema y el arroz, se obtiene la textura pseudo-cremosa del arroz con leche. Entonces, una vez tengas esta semi-crema, agrégale los 15 gramos de miel y, con una batidora o varilla de cocina, bate hasta que, ¡ahora sí!, tengas una crema auténtica. Cuando se encuentre en este estado, resérvala y deja que se enfríe.
  3. En un bol, bate la nata a punto de nieve . A continuación, mézclala con la crema de arroz. Truco: bate de forma envolvente, así se conservará el aire, elemento imprescindible para conseguir el helado.
  4. Llega el momento estrella, convertir la crema en helado. Lo más normal es que no cuentes con una heladera. Por eso, te explicamos cómo hacer helado sin heladera. Para ello, bastará con que repitas, durante 3 horas, el siguiente proceso. Vierte en una cazuela la crema de arroz con leche y métela en el congelador. Cuando pase media hora, sácala de allí y remuévela. A continuación, vuelve a meterla en el congelador, espera 30 minutos, remueve, mete en el congelador… Sabrás que el helado está listo cuando ya no puedas remover.

Y, ¡voilà!, ya tendrás listo para disfrutar un delicioso y original helado para este verano.

Eso sí, si eres más de que te hagan la comida, en general, y el helado, en particular, te recomendamos que le eches un ojo a los platos de nuestra carta y te vengas cualquier día a comer a L’Arruzz.

Asimismo, si, igualmente, te gusta que te preparen la comida, pero tomarla en la tranquilidad de tu hogar, en L’Arruzz tenemos lo que necesitas, platos para llevar a casa.

Escojas lo que escojas, no te olvides de tomar helado para ¡celebrar y consolidar la llegada del verano!